Jurisprudencia

Resolución de Excepciones Previas
conforme dispone el artículo 219 del Código Procesal Civil.

En los procesos ordinarios planteada la demanda, el demandado tiene la posibilidad de contestar la demanda en 30 días, sin embargo si el demandado opone a la demanda excepciones previas, el Juez debe correr traslado para que responda el demandante en un plazo de quince días según el numeral V del artículo 363 del Código Procesal Civil y en numeral VI del mismo artículo señala que transcurridos los plazos señalados con contestación o sin ella, se convocará de oficio audiencia preliminar en un plazo no mayor a cinco días.
Hacemos notar que haciendo un cómputo de todos los plazos antes señalados está claro que la audiencia para resolver las excepciones en las peores circunstancias conforme a la Ley 439 la audiencia debe desarrollarse a los 50 días desde el momento en que se admitió la demanda.
La Ley 439 que contiene el Código Procesal Civil, por su condición de ser norma procesal, es una norma de orden público y de cumplimiento obligatorio para “todos”, para las partes y obviamente para el Juez de Instancia. No existe norma alguna que libere a los jueces de instancia del cumplimiento de los plazos procesales, sin embargo, lamentablemente los jueces en materia civil tienen serias dificultades para comprender este extremo y por lo tanto si bien estrictos para exigir a las partes el cumplimiento de plazos, pero son laxos para ellos someterse a los plazos fijados por Ley.
Pero además de que los jueces no cumplan con los plazos establecidos por la Ley 439, además tienen una tremenda habilidad para incumplir con el contenido de la norma, acudiendo a la mala práctica de pronunciar providencias de: “… con carácter previo …”, con este pretexto dilatan y difieren el pronunciamiento de la correcta resolución o la fijación de una audiencia para resolver las excepciones previas o de instalar la audiencia preliminar del proceso ordinario.
La jurisprudencia pronunciada por el Tribunal Supremo de Justicia debe y tiene que servir en materia civil para que los jueces tengan presente la forma de interpretación que deben tener de la norma procesal, que además y fundamentalmente es de cumplimiento obligatorio por ser una norma de orden público. Jurisprudencia que los Jueces no pueden alegar desconocimiento de su existencia.
La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia en los Resúmenes de Jurisprudencia del 2020 expresamente han publicitado el A.S. 70/2020 de 23 de enero cuya RATIO DECIDENDI establece sin margen a duda que: “… la decisión asumida por el Tribunal de apelación de diferir la resolución de las excepciones para sentencia desde ninguna óptica es correcta, debido a que desconocen lo normado en el Código Procesal Civil, es decir los arts. 129 y 366 antes descritos que enmarcan la ingeniera procesal que regenta la materia, quebrando inclusive la finalidad de los procesos por audiencia que tiene por fin purgar todos los temas accesorios e incidentales al tema de fondo, con la finalidad que la autoridad judicial al momento de dictar sentencia no tenga óbice alguno que le impida resolver la problemática de fondo, no pudiendo desligarse de su obligación de resolver la causa sobre los temas subordinados so pretexto de insuficiencia probatoria, pues de acuerdo a lo explicado supra existen momentos oportunos para su producción, resultando irrisorio distorsionar o desnaturalizar el procedimiento que ya establece los mecanismos de solución ante tales situaciones. En conclusión, el Ad quem ha desconocido normas de orden procesal, vulnerando el debido proceso en su elemento congruencia al no resolver el fondo de la excepción de prescripción.
Hacemos votos porque los jueces de instancia y cuando corresponda a los Tribunales de Apelación – como es el caso citado por el Supremo Tribunal Justicia – apliquen la jurisprudencia establecida por el Tribunal Supremo de Justicia, teniendo especial atención al hecho de que las normas procesales afectan al orden público, al respeto del debido proceso y a la garantía a la seguridad jurídica.